Perlas Publicado en: Consejos de Joyería, El cuidado de nuestras Joyas

Cómo se crea una perla

Las perlas son gemas hechas de nácar que es el resultado de materia orgánica y carbonato de calcio producidas cuando un parásito o un grano de arena logra traspasar la concha del molusco invadiendo su cuerpo. Acto seguido, como arma de defensa, la ostra comienza a segregar una sustancia perlada que bordea el interior del molusco. El nácar cubre y rodea la partícula con este mismo forro lustroso progresivamente envolviéndolo capas tras capa hasta dar paso a lo que se conoce como una perla.

Clases de perlas

Perlas naturales

Las perlas naturales son piezas raras y muy valiosas. El proceso puede tardar a durar hasta 10 años en crearse. Es por ello el valor que tiene esta pieza natural. Las perlas de aguas tropicales son las más codiciadas por su lustre y belleza. Encontrándose las más codiciadas en el Golfo Persa.

Perlas cultivadas

Las perlas cultivadas  también son perlas genuinas creadas por ostras pero con la diferencia que el proceso es ayudado por los seres humanos.  Se inserta una perla de nácar en el músculo de una ostra de 3 años. Luego, se coloca el molusco en una jaula de alambre para protegerlo de los enemigos que se bajan a aguas tranquilas. Cuando la ostra tiene 7 años se abre. Existe una perla valiosa en aproximadamente una de cada 20 ostras. Este proceso de inserción y cultivo fue desarrollado por Kokichi Mikimoto de Japón quien falleció en 1954. Sin embargo, Japón aún controla la industria de perlas en el mundo y guarda ferozmente sus secretos.

Las perlas cultivadas, son luego de los diamantes, las gemas más vendidas en todo el mundo. Muchas personas prefieren comprar joyas como pulseras de perlas, aretes, dijes o collares con perlas cultivadas en vez de piedras como rubí o zafiro o esmeraldas, debido a su gran belleza y valor que se encuentra en ellas así como su versatilidad.

Tipos perlas cultivadas:

Perlas de Akoya: Estas perlas clásicas son de origen japonés y se encuentran entre las más vistosas y valoradas del mundo.

Perlas del Mar del Sur: Perlas que nacen en Australia, Indonesia, y otros países del pacífico.

Perlas Tahitianas: Perlas originales originales de ostras negras de la Polinesia Francesa.

Perlas de agua dulce o perlas de río: Se encuentran en los ríos y bahías de todo el mundo. Son fácilmente cultivadas en moluscos que se encuentran en Estados Unidos, Japón o China. El valor accesible, su hermoso color de marfil hasta nacaradas y sus raras formas hacen que esta gema sea muy valorada y comprada en todo el mundo.

¿Cómo reconocer una perla cultivada?

Lustre: El brillo es el elemento más importante en todo tipo de perla. Mientras más brillante y superficie reflectante mayor su valor.

Superficie: La superficie de las perlas cultivadas se caracteriza por tener abolladuras o manchas sutiles. Es muy raro encontrar una perla cultivada sin estas o una de estas dos características.

Forma: Las perlas van desde  casi redondas hasta barocas o alargadas. Como pasa en la superficie, es muy difícil ver una perla cultivada que sea perfectamente redonda.

Si deseas ver nuestra colección de piezas de joyería con perlas de agua dulce como de agua salada, dale clic a nuestra tienda online y podrás llevarte una de estas piezas que transcienden las tendencias de moda por su elegancia y belleza eterna.